LATEST NEWS

Prostitutas bogota mapa prostitutas

prostitutas bogota mapa prostitutas

La calle 18, entre carreras 12 y 14, a una cuadra de Transmilenio, es una nutrida zona comercial donde un comprador puede encontrar desde avisos de neón y cargadores de baterías hasta litografías y negocios que ofertan trajes para seguridad industrial. Algunas puertas discretas, sin avisos, entreabiertas, son la frontera entre ese mundo repleto de gente y carros que se mueve a sus anchas y otro de cuartos de tres por tres, dotados de baño, televisor y catres, que resisten encuentros de 10 minutos.

Hasta allí llegaron el 22 de junio delegados de la Alcaldía Local de Santa Fe a recordarles a los dueños de las residencias que, por ley, tienen prohibido prestar el servicio por ratos. Pero en ese espacio, simplemente, no caben todas. Ya en la Secretaría de Gobierno había identificado establecimientos y espacios donde se ejerce la prostitución, en su mayoría por fuera de la zona de tolerancia Kennedy, Barrios Unidos y Chapinero, por ejemplo.

Expulsar a las trabajadoras sexuales de esos espacios genera conflictos como el presentado el 20 de enero en la plaza de la Mariposa, de San Victorino, cuando la Policía metió en un camión a 15 mujeres, algunas de ellas trabajadoras sexuales, escudada en que ese no era sitio para ejercer la prostitución. En las calles del sector de tolerancia, varios mozos con chalecos estilo billarista, interceptan a decenas de hombres que van husmeando las puertas para elegir el lugar, y les ofrecen paisas, caleñas y venezolanas como principales atractivos.

Lo suyo no es el tubo, el pole dance, o quitarse la ropa de forma seductora delante de la mesa que ha pedido una botella de ron, aguardiente o whisky, que da derecho a tener de cerca a alguna de las mujeres del club. Las calles afuera de los clubes son un hervidero de hombres. No se puede casi andar. Tiene la frente ensangrentada y el semblante de quien se ha bebido una botella entera. Parece que no importa. La gente sigue de largo. El acento venezolano es un plus en el ambiente de la noche.

Sandra, una colombiana esbelta y menos voluptuosa que sus compañeras de La Piscina, intenta hacerse pasar por caraqueña. Pero su inocultable deje de bogotana y el desconocimiento sobre el país vecino la delatan ante la primera pregunta. Migración Colombia cuenta apenas con el registro de los extranjeros que, por no reunir los requisitos legales de estancia en el país, devuelve a la frontera. Pero hay miles trabajando sin permiso y de ellos no se tiene noticia.

Desde hace tres años la cifra de venezolanos que entran sellando el pasaporte en los puestos de control ha subido sin parar. Como es bien sabido, Venezuela pasa por una turbulencia social de la que no se recupera hace por lo menos diez años. De hecho, la mayoría de personas entran para abastecerse de los alimentos que, al otro lado de la frontera, son un tesoro perdido. Se saltan los papeles y, si la suerte no los acompaña, Migración Colombia los deporta después de operativos y verificaciones.

Entonces vienen las preguntas. No es la primera vez que Christian Krüger, director de Migración Colombia, responde este interrogante. Con sus manos ajusta su traje y pausadamente responde que no conoce el primer caso, que cuando entran por los puestos de control vienen como turistas, y cuando no lo hacen así pues ingresan por las trochas y ellos no se enteran.

La oferta incluye mujeres, restaurantes, habitaciones, casinos y hasta un salón de belleza erótico. La 49 Carrera 13 Conocida popularmente como "la fortynine", este es uno de esos burdeles históricos de la ciudad. Para poder quedarse hasta el amanecer hay que ser socio. Hay mujeres, travestis y gays en todos los rangos de precios y presentaciones, así como santuarios para puteros y curiosos.

La Piscina Carrera 15 Esta whiskería es uno de los escenarios favoritos del cine colombiano. Tiene un surtido de, al menos, noventa mujeres y es casi un sitio de interés turístico. Lewinski Carrera 14 Camuflados en el segundo piso de boutiques y salones de belleza, a lo largo de la Zona Rosa, existen varios locales que se mueven en la delgada línea de la legalidad. Con la diferencia de que vino a comer otra cosa. Casas antiguas que ya son demasiado grandes para albergar a una familia son el nuevo hogar de una de las zonas de entretenimiento preferidas por los oficinistas bogotanos.

Desde la calle 67 hasta la 80, debajo de la Avenida Caracas, se esconden los burdeles que hicieron famosas las expresiones "los tres servicios" o "con todos los juguetes".

Prostitutas bogota mapa prostitutas -

Se saltan los papeles y, si la suerte no los acompaña, Migración Colombia los deporta después de operativos y verificaciones. En la reciente intervención, por ejemplo, un propietario argumentó que tenía todos sus documentos en regla porque contaba con registro nacional de turismo y, en esa medida, podía ofrecer alojamiento. Para poder quedarse hasta el amanecer hay que ser socio.

Prostitutas bogota mapa prostitutas -

Con la diferencia de que vino a comer otra cosa. El nuevo Código de Policía, recientemente aprobado en el Congreso, establece multas y otras sanciones para los propietarios de negocios relacionados con el ejercicio de la prostitución, que incumplan con el mandato de operar sólo donde las normas lo permiten. Sabemos que te gusta estar siempre informado. Sin embargo, advirtió que en la prostitutas bogota mapa prostitutas hay grupos que las reclutan y, a sabiendas de su situación ilegal y de necesidad, las explotan en varios locales. Su nombre cree que te gustaría visitar el sitio web de Alo. prostitutas bogota mapa prostitutas

0 thoughts on “Prostitutas bogota mapa prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *