LATEST NEWS

Mas que guarras soy puta porque me encanta

mas que guarras soy puta porque me encanta

Para leerlo, debe iniciar sesión: Queremos conocerlo un poco, cuéntenos acerca de usted: Gracias por registrarse en SOHO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:. En los burdeles todos vamos a mirar. Ellos, los cuerpos de las putas y yo, toda la escena.

Algunas veces, en mi adolescencia, visité burdeles con mis amigos. España abre el primer prostíbulo de muñecas sexuales. Hay algo fascinante para una mujer que visita un burdel. Es penetrar en un mundo esencialmente masculino , donde las que no somos prostitutas estamos completamente fuera de lugar. Es cierto que van adolescentes, que van feos, que van viejos y perdedores. Pero también van tipos atractivos, tipos casados, tipos con experiencia, con novias, exitosos.

Y sin embargo lo es. Hay mujeres que no son putas y que conocen el Kamasutra al derecho y al revés, literalmente. Puede ser cierto para algunos, cuyas parejas son gordas tristes que nunca han pisado un gimnasio.

La incógnita me lleva a sugerir ideas. Les pueden cambiar el nombre para recrear el sexo con una exnovia. Pueden hacer tríos , si eso es lo que quieren. Satisfacer cualquier oscuro deseo o fetiche. Otra idea que se me ocurre es que los hombres no tienen por qué fingir nada frente a una prostituta.

A veces esa prostituta habitual le da al cliente unas gotas de placebo afectivo gracias a lo cual se siente a gusto. En su opinión, los puteros se pueden dividir en cuatro grandes clases.

En opinión del psicólogo en esta categoría suelen encajar los clientes que se enganchan a la misma prostituta , como Calvin: Habría que distinguir también un cuarto tipo de cliente, que no es habitual, pero acaba contratando los servicios de una prostituta. Ahora los chicos jóvenes igual que un día van al 'paintball' otro día se van de fulanas. En abundaban los jóvenes de 20 a 40, con una media de edad de 30 años.

Y estos jóvenes no van al burdel a buscar el sexo que no encuentran en otros sitios. Van en busca de una variedad, y una profesionalidad, que no pueden ofrecerles sus ligues y novias.

Lo hacen normalmente en grupo, dentro de despedidas de solteros, cumpleaños o, sin excusas, como guinda de una noche de fiesta. Y eso es nuevo. Tiene que ver con la trivialización que hemos hecho de la sexualidad. Y esto es así porque, como asegura Cañamares, las necesidades psicológicas de los puteros siguen siendo las mismas: Por mucho que miremos a otro lado, hay que tener claro que la gran mayoría de las profesionales del sexo no ejercen su oficio de forma voluntaria.

En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Mary y Jill posan en un burdel de Hamburgo. Autor Miguel Ayuso Contacta al autor. Tiempo de lectura 9 min. Varias prostitutas, en una imagen de archivo. Uno de los mayores prostíbulos de Europa se encuentra en el municipio geronés de La Jonquera.

Charlotte Rose, 'trabajadora sexual del año', arma contra el populismo Por Héctor G.

mas que guarras soy puta porque me encanta

Soy puta porque tengo sexo con personas que sólo conozco de una noche. Soy puta porque consumo juguetes eróticos y pornografía. Soy muy puta porque disfruto ligando. Soy una puta porque me gusta arreglarme y verme sexy. Soy puta porque me masturbo y me gusta. Soy puta porque me hago fotos desnuda. Soy muy puta porque me gusta chuparla.

Soy una puta porque las críticas me entran por un oído y me salen por el otro. Soy puta porque tengo cibersexo con la persona que me gusta. Soy puta porque no me avergüenzo de ello. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes.

Mary y Jill posan en un burdel de Hamburgo. Autor Miguel Ayuso Contacta al autor. Tiempo de lectura 9 min. Varias prostitutas, en una imagen de archivo. Uno de los mayores prostíbulos de Europa se encuentra en el municipio geronés de La Jonquera. Charlotte Rose, 'trabajadora sexual del año', arma contra el populismo Por Héctor G. Respondiendo al comentario 1.

Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos.

Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. El sexo es placer y hemos decidido que nos gusta hacerlo cuando queremos y como queremos.

Al contrario que muchas putas gratuitas que regalan su cuerpo al patriarcado, nosotras no pedimos que las corran a palos a ellas o sus clientes.

Y eso que nos quitan trabajo con esa competencia desleal. Las mujeres listas le sacan la pasta al patriarcado hasta por dar los buenos días. Si nos pagan es porque lo merecemos. Cobrar por sexo despierta la envidia de mucha mujer machista con el síndrome de Bernarda Alba. Sólo por joder al machismo femenino de tanta talibana merece la pena cobrar , pagar o disponer de tu cuerpo para tu beneficio.

La reinserción de putas suele ser una estafa patriarcal. Las bernardas son un producto patriarcal. Enseñemos a las abolicionistas cagabandurrias el camino de la luz y el respeto a la pluralidad sexual femenina. El patriarcado nos han dado por el culo durante siglos. Como dijo Olympe de Gouges el cuerpo de una mujer pertenece a ella exclusivamente.

Ni a otros hombres, ni a otras mujeres. Como siempre se ha dicho se come cuando se tiene hambre, se bebe cuando se tiene sed, y se folla cuando se tiene dinero. Hay gente que folla tan bien que sólo puede hacerlo con profesionales.

En España la prostitución ejercida libre y voluntariamente debería estar regulada como cualquier otro oficio o profesión. A partir de ahí, que sean las profesionales las que elijan, ejercicio libre de la profesión como autónomas o asalariadas como todos los curritos con su seguridad social. La verdad es que yo no veo el problema. Sobre todo los ciudadanos de derechas, católicos y personas de bien y orden.

Son los peores, intransigentes con todo el mundo y a escondidas hacen lo mismo o peor que lo que critican. Enhorabuena Crudo y putas, aquí hay un ciudadano que os admira. Follar con quien te dé la gana, claro Pero no vendas tu postura personal como la quintaesencia de lo alternativo.

0 thoughts on “Mas que guarras soy puta porque me encanta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *